Los gimnasios reabrirán pronto, pero nosotros ¿REGRESAREMOS?

Cuando las restricciones por el COVID-19 sean levantadas en el estado de Washington, en Estados Unidos, Joamarie Rodriguez dice que lo primero que hará será ir a su gimnasio Everett, “Con un cubre-bocas, desinfectante para manos y mi propia hidratación, pero SÍ, ¡regresaré enseguida!”

Por su parte, Gordon Wright de Sausalito, Carlifornia, no acompañará a Joamarie: “Oh NO, definitivamente NO. No hasta que no exista una vacuna en mi brazo y hasta que alcancemos CERO defunciones por Covid-19 en un día.” Y añade: “Me encanta el gimnasio, pero los gimnasios son el único lugar en donde antes del Covid-19 ya te pedían usar desinfectante de manos por todas partes, y por una buena razón”.

“Limpiar el equipo del gimnasio después de utilizarlo era algo que no todos hacían antes del virus, ¿cómo convencerlos ahora de que lo hagan?”, dice Jason Bahamundi de Dallas, Texas. Sin embargo, a pesar de este escepticismo, está ansioso por volver al gimnasio, por lo que planea esperar y ver: “Dos semanas después de la reapertura, si todo se ve bien, volveré”.

Como las restricciones COVID-19 empiezan a desaparecer en algunos estados, los gimnasios están comenzando el proceso de reapertura, aunque con algunas advertencias. Servicios limitados (sin acceso a regaderas), sin chequeo de huella digital para el ingreso, tomarán la temperatura a cada usuario que quiera ingresar, cubre-bocas obligatorio para todos e incrementar los protocolos de sanidad, son solo algunas de las nuevas condiciones que tomarán las instalaciones para hacer ejercicio para controlar el riesgo de propagación de patógenos y mantener saludables a los usuarios y al personal. Pero para muchas personas el incremento de las medidas de seguridad no son suficientes, dejando a los propietarios de los gimnasios preguntarse: “¿los usuarios regresarán al gimnasio?”

El 46.67% de los miembros de gimnasios NO REGRESARÁN (según encuesta)


"Después de lo bien que iba la industria del fitness, creciendo como nunca en México y el resto del mundo, este virus lo cambio todo e interrumpió de manera drástica la industria del bienestar". (Claudia Plasencia)

De cara a esta pandemia queríamos ver cómo se sienten los usuarios de gimnasios y que pensaban acerca de su próxima apertura. En una encuesta realizada a 10,824 usuarios de gimnasios de 116 países en el mundo (siendo 6,636 usuarios de Estados Unidos), queríamos saber si los usuarios planean regresar al gimnasio cuando éstos abran y si conservarían su membresía o no. La encuesta fue planteada por Nicholas Rizzo a través de RunRepeat.com, entre el 24 de abril y el 1° de mayo, y los resultados clave fueron los siguientes:

• Los estadounidenses son los menos propensos a regresar a sus gimnasios tras la reapertura (50.16%)
• Casi la mitad de todos los miembros de gimnasio a nivel mundial NO volverán a sus gimnasios tras la reapertura (46.67%)
• El 12.39% de los miembros de gimnasios han cancelado ya su membresía y 24.18% están considerando hacerlo, esto suma más de la tercera parte de las personas que asistían a un gimnasio.
• Es menos probable que las mujeres regresen al gimnasio cuando se vuelvan a abrir (52.25%), en comparación con los hombres (45.75%)
• El Reino Unido tiene la mayor cantidad de membresías de gimnasios ya canceladas (18.92%)
• Australia tuvo la mayor cantidad de miembros que ya cancelaron o están considerando cancelar sus membresías (41.15%)
• 5,052 de los 10,824 encuestados con membresía de un gimnasio, a nivel global, dijeron que NO regresarán a sus gimnasios cuando éstos abran (46.67%), y 5, 772 dijeron que SÍ regresarán (53.33%)

Impacto COVID-19 en gimnasios

Aunque la salud y la seguridad son las principales preocupaciones para mantenerse alejado del gimnasio, Nicholas Rizzo de RunRepeat dice que también están en juego los sentimientos encontrados sobre la utilidad de las instalaciones de entrenamiento: “La pandemia obligó a las personas hacia opciones de acondicionamiento físico en el hogar, especialmente en el área de tecnología con muchas opciones de entrenamientos en línea. Por el equipo de entrenamiento en el hogar, que se vendió en casi todas partes, era claro que las personas estaban invirtiendo en reemplazar sus gimnasios con entrenamientos en el hogar”.

Para los triatletas, sin embargo, los gimnasios ofrecen una herramienta esencial para su entrenamiento que no fácilmente pueden construir en su casa: UNA ALBERCA. “La mayoría de las albercas de entrenamiento son techadas aquí”, dice Jennifer Harrison de West Dundee, Illinois. “Sí y sí, y cuando las albercas abran otra vez regresaré a nadar”. Aún así, dice que le gustaría ver algunos protocolos de seguridad como un límite en la cantidad de nadadores al mismo tiempo en un carril, o un sistema de uso escalonado para permitir el distanciamiento físico. Pero aún todos esos protocolos no ofrecerán suficiente seguridad para aliviar las preocupaciones de algunos triatletas. Sam Wikinson, de Middleville, Michigan, dice que simplemente recurrirá a la natación en aguas abiertas: “Estoy esperando ansiosamente que nuestro lago alcance al menos 15°C”

Alberca para entrenamiento cubierta

El cierre obligatorio de los gimnasios combinado con la salida masiva de sus miembros, han sido un duro golpe doble para muchos propietarios de gimnasios. Incluso las instalaciones que se adaptaron a las nuevas actividades “a distancia” tienen problemas, comenta Shawna Gibson, propietaria de The Brick Gym en Forth Worth, Texas: “Estoy haciendo todo lo posible para mantener el negocio. Dentro de la primera semana del cierre programé más de 20 clases diferentes cada semana, me puse a disposición de los usuarios de 4:00 a.m. a 7:00 p.m., siete días a la semana. Me gustaría tener una aplicación en vivo personalizada a su alcance”. Aún así, Gibson dice que está perdiendo clientes a diario: “Hemos perdido el 68% de los ingresos, y será más para junio”.

¿Qué significa esto a largo plazo?


Rizzo dice que es probable que las personas desarrollen nuevos hábitos relacionados con los entrenamientos en el hogar y otras alternativas al gimnasio, lo que puede llevar a que prefieran esas opciones en lugar de las instalaciones de entrenamiento tradicionales. “La industria de los gimnasios potencialmente ha perdido muchos millones de miembros, con una consideración más activa”, dice Rizzo. “Y todo esto está sucediendo antes de los primeros intentos para reabrir o habiendo soportado las luchas de una segunda ola”.

"Mientras no exista una vacuna para este virus el peligro de contagio será constante, por lo que tendremos que aprender a vivir con muchos cuidados, evitando el contagio de la mejor manera posible". - (Claudia Plasencia).

Por Susan Lacke para: www.triathlete.com.com

Nicholas Rizzo:
Es un levantador de pesas con más de 1.5 millones de levantamientos en competencia, sus relaciones públicas lo ubican como un levantador de potencia a nivel elite. Su trabajo ha sido presentado en Forbes, Bodybuilding.com, Elite Daily y similares. Ha colaborado con líderes de la industria como Michael Yessis, Mark Rippetoe, Carlo Buzzichelli, Dave Tate, Ray Williams y Joel Seedman.
nick@runrepeat.com

Traducción y edición por Claudia Plasencia para: www.asdeporte.com